La Maruca

Seguro que como yo os habéis visto alguna vez en la situación de recorrer la calle Velázquez con esperanza y fe renovada de encontrar un sitio rico donde picar, cenar, tomar una copa, o simplemente improvisar… y seguro que muchas veces habéis terminado despechados en el eterno y cansino Lateral.

Pues tengo una buena noticia para vosotros: desde el pasado otoño tenéis una alternativa, a pocos metros de dicho lugar se encuentra La Maruca, un restaurante moderno, espacioso, agradable y muy animado.

La Maruca

Pero como sabéis las buenas noticias nunca caen solas… ahí va la mala: hace tiempo que el secreto dejo de serlo. A mí particularmente me hicieron falta tres intentos antes de conseguir entrar en La Maruca… y lo acabé consiguiendo un lunes… ¡y casi de milagro!

Cuando por fin se penetra en el templo, la acogida es profesional y amable, el espacio es una acertada mezcla de frio – cristales y paredes blancas – y calor – madera, sofás de cuero y chimenea.

La carta es concisa y completa: encontraréis desde deliciosos productos y platos típicos de Santander (anchoas de Santoña…), hasta combinaciones menos típicas (canelones de pularda con salsa de foie) pasando por otras especialidades nacionales (pulpo, callos…)… todos ellos sellados con la firma de Paco Quirós y muchos de ellos disponibles en medias raciones.

La terraza, al estar retirada y en contrabajo, es un espacio agradable que invita a quedarse a tomar una copa antes y/o después de la comida/cena.

La clientela heterogénea es también el alma del lugar, definitivamente un sitio de fusión.

La Maruca

Calle Velázquez 54

28001 Madrid

Ambiente:
(3,0 / 5)
Calidad/Precio:
(3,5 / 5)
Atención:
(3,0 / 5)
Average:
(3,2 / 5)