Nitty Gritty. Un nombre y un lugar que dejan huella

Cuando descubrí Nitty Gritty pasando delante de casualidad, lo último que pensaba encontrar en aquella esquina recóndita era un restaurante con tanto encanto.Nitty Gritty interior

Con sus cristaleras inmensas y de corte romántico, sus luces tenues y su decoración de inspiración nórdica, Nitty Gritty cautiva a primera vista.

Ubicado en un rincón donde Doctor Fleming pierde su famoso nombre, es casi imposible que lleguéis sin querer si no os han hablado previamente del sitio.

Nitty Gritty está abierto desde el mes de julio y todavía surfea en la cresta de la ola de la novedad. Una cena ahí no se improvisa… A no ser que, como nosotros, no os importe picar en la barra. Es el lugar ideal para una cena elegante pero informal, espontanea pero organizada, en definitiva una cena cool, con amigos.

Nitty Gritty berenjenasLa cocina de inspiración claramente mediterránea otorga un gran protagonismo a la verdura e incluye muchos platos saludables, eso sí casi todos aderezados con algo de picardía.

Al ser la nuestra una cena rápida elegimos tres platos para compartir: berenjenas rebozadas y alioli de tomate, spring rolls de hortalizas con salsa de limón y jengibre y asadillo manchego de verduras y bacalao confitado. Los tres estaban bien cocinados y combinaban adecuadamente el sabor de los distintos ingredientes.Nitty Gritty fruta y verdura

Los platos destacan por su originalidad (al menos descriptiva) y los precios sorprenden gratamente en un lugar tan aparentemente predestinado a ser un sitio de moda. La posibilidad de poder elegir medias raciones de todos los platos es también muy apreciable.

Los camareros, aunque no se caractericen por su simpatía, son rápidos y serios.

Si el tiempo lo permite, la terraza es otro encanto que deberíais probar y que contribuye a la magia del lugar.

Nitty Gritty

Calle Doctor Fleming 51

28036 Madrid

Ambiente:
(3,5 / 5)
Calidad/Precio:
(3,0 / 5)
Atención:
(2,5 / 5)
Average:
(3,0 / 5)