Como dijo el poeta galo, “Ahí todo es orden y belleza, lujo, calma y voluptuosidad”. La primera vez que nos adentramos en tierras de Filandón a todos nos