Donde Mónica, un rincón de paz y exotismo

Si vais caminando por la calle Padilla con los sentidos en alerta y la curiosidad afilada, quizás entreveáis un patio floreado escondido para el ojo del que va con prisa y rumbo definido.Donde Monica jardin

Y si lo habéis visto, seguro que no podréis no parar… por lo menos para curiosear.

Donde Mónica es un rincón delicioso en medio de una calle tranquila que os recordará algún cuento de hadas.

A dos pasos del bullicio de la calle Serrano, entre semana probablemente reciba muchas visitas de las oficinas cercanas (todavía no lo hemos comprobado).

Los fines de semana en horario de comida sus 10-15 mesas están muy solicitadas también pero merece la pena intentarlo porque aquel remanso de paz os permitirá evadiros un rato de la ciudad… os sentéis en una de las tres mesas de fuera o entre sus paredes de madera blanca, acertada mezcla entre un chalet en la montaña y la casa de Hansel y Gretel.

Donde Monica interiorQuizás la comida no sea lo que más destaque de este restaurante que hoy os recomendamos pero la carta es concisa y eficaz con algún que otro toque exótico: ensaladas, cremas y sándwiches de todo tipo y etimología.

Donde Mónica también ofrece platos del día de cocina casera y, como era de esperar en ese entorno, adaptada a los que más se cuidan.

Cuando cae la noche y con ella las corbatas, Donde Mónica se convierte en el patio más trendy para una copa bien merecida.

Los precios son acordes con el tipo de comida, sencilla pero “del mundo”, y con el público que ahí se congrega: abordable pero no barata.

Donde Mónica

Padilla 3, 28006 Madrid

 

Ambiente:
(3,5 / 5)
Calidad/Precio:
(3,0 / 5)
Atención:
(3,0 / 5)
Average:
(3,2 / 5)