La Fragua de Sebín… donde nada es lo que parece

Si ya tenéis muy rastreada la plaza del 2 de mayo pero os encanta (¿cómo no?) esta zona tan castiza y os sigue apeteciendo pasar ahí las tardes que sin sentir se transforman en noches… Y si además os gusta comer bien, os recomendamos la Fragua de Sebín, a dos pasos de la plaza y con terraza en una bocacalle peatonal muy tranquila. La Fragua de Sebin - interior

Como andéis despistados puede que os sentéis en la terraza pensando que es otra cualquiera, puede que sigáis pensando lo mismo tras la primera ojeada al menú… pero si os toca un camarero, como el que nos atendió a nosotros, que os cuente la peculiaridad de cada plato, seguro que entonces os dais cuenta de que ahí (casi) nada es lo que parece.

Si pensabais saber lo que eran unos huevos rotos, probad los “Huevos rotos de corral con patatas chistorra, setas, y torreznos del pueblo”… una bomba (también de calorías) con una presentación muy divertida.

La Fragua de Sebin - huevos rotosSi os gusta lo sano, dadle una oportunidad a la “Cremita de la abuela aderezada con sal de ibérico espárrago blanco y parmesano” o a la “Ensalada de rucula con remolacha confitada, piñones, queso de cabra y aceite de trufa blanca con tropezones de manzana verde”. La presentación muy cuidada, es una justa introducción al deleite del paladar.

La muestra catada, junto con la descripción del resto de platos, nos anima a decir que La Fragua de Sebín es un lugar donde imaginación y tradición se conjugan con modernidad y acierto y todo con unos precios muy correctos.

Y cuando ya se acabe el verano y toque resguardarse, no os dé pena, el espacio interior es amplio y cálido, y está decorado con originalidad y mucho gusto.

La Fragua de Sebín

C/ Divino Pastor, 21

28004 Madrid

Ambiente:
3 out of 5 stars (3,0 / 5)
Calidad/Precio:
3.5 out of 5 stars (3,5 / 5)
Atención:
3.5 out of 5 stars (3,5 / 5)
Average:
3.3 out of 5 stars (3,3 / 5)

No hay comentarios